martes, mayo 08, 2007

Este si que nos entendía...

Hoy hace veinticinco años en un espectacular accidente perdió la vida Gilles Villeneuve.
Curiosa carrera en la Fórmula Uno tuvo Gilles. Debutó con un Mc Laren en el GP de Inglaterra de 1977 y de allí se lo llevaron a Ferrari. El ojo de Don Enzo le mostró algo especial, sin dudas.
De allí en mas, su breve carrera estuvo ligada a la Rossa de Maranello, y para muchos como yo (que tenemos la sangre roja no por una cuestión biológica sino porque es el color de la Ferrari) pasó a convertirse en un ícono.
Hubo pilotos que, subidos a la Ferrari, no tuvieron el mismo rendimiento que antes. Otros directamente nunca la merecieron (si, te hablo a vos Barrichello). Gilles y la Rossa fueron una sola cosa desde el principio, parecía que el auto lo acompañaba en sus locuras, y que muchas veces le perdonó la vida.
En estos días habrá profusión de videos con el accidente fatal. No es la imagen que me guardo de Gilles. El recuerdo que quiero tener está en el final del GP de Francia de 1979, cuando a ruedazo limpio peleó la segunda posición con el Renault de Arnoux, el video no lo pego yo, lo pueden ver en este excelente blog.
De ese GP casi nadie lo recuerda porque haya ganado Jabouille con el otro Renault, sino por esa lucha que mencioné. Yo lo recuerdo perfectamente porque lo estaba viendo con la nariz a menos de cincuenta centímetros de la pantalla de la tele, a los gritos pelados hinchando por la Ferrari.
El 8 de mayo de 1982 yo no estaba en mi casa cuando el accidente, al retornar me comenta mi papá sobre el tema y resultaba increíble (aunque previsible). Luego, cuando difundieron las imágenes resultaba claro que de esa no salía.
También el recuerdo de Gilles motivó un pacto que hicimos con algunos compañeros de la secundaria, que en su momento vez comenté aquí.
Pero también me corresponde colocar una imagen de él. Esta foto la tuve mucho tiempo como fondo de pantalla, para mi humilde forma de ver, resume cómo se maneja la Rossa, muestra qué cosa queremos ver los hinchas de Ferrari cuando un piloto se sube a una de ellas. Porque no está piloteando cualquier máquina, no, que ni se le ocurra.




Gilles Henri Villeneuve, doblando cruzado (al límite, como siempre) en el GP de Long Beach 1980

6 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

fea fecha esa, en el año y todo

pero segun papa (que algo sabe, xq yo, de coches poco) el chabon era muy grosso

y si, con toda la sangre tana que tengo, no me queda mas qeu ser de ferrari

Araña dijo...

Me acuerdo del accidente. Lo tengo muy presente.
A pesar de que mi papá ya no vivía (indudablemente heredé su pasión por las carreras de F1) vi la carrera,igualmente.
Una gran pérdida.
Besos punteros (jaaaaaaaaaaaa!!!!!)

Luciano dijo...

Que foto, y que loco, mira como cruza la maquina.
No me acuerdo del accidente...

Hurricane dijo...

r.-: Grosso en serio

Araña: Que grande, otra fierrera por aquí

Luciano: Y tenías que cruzar esos autos... no se sabía para donde salían después

Sir Patrick dijo...

Que grande fue Gilles! Mucha gente solo mira los numeros y no se dan cuenta que el corazon no se puede mesurar. Gilles no dejo records, dejo el alma en la pista.

Hurricane dijo...

Sir: Exactísimo, el corazón no tiene medida y Gilles ponía el corazón, así estuviese peleando por el 14º puesto