domingo, julio 29, 2007

Roger Williamson

Hoy hace 34 años fué el día mas negro en la historia de la Fórmula Uno.

Alguna vez mencioné que, entre los logros que debían reconocérsele al Lole, estaba el haber corrido en la máxima categoría en una época en la que morían uno o dos pilotos por año. Aquellos autos no perdonaban errores, los circuitos tenían algunas falencias que hoy nos parecerían inconcebibles (por ejemplo François Cevert en 1973 y Helmut Koinigg en 1974 murieron decapitados por guard-rails defectuosos) y hasta los auxiliares de pista carecían del equipamiento y entrenamiento necesarios.

Williamson era un piloto inglés, de Leicester, que se había destacado en categorías menores y trabajosamente llegó a competir en Fórmula Uno. Su debut se produjo con un March 731 en el Gran Premio de Inglaterra de 1973, que se disputó en Silverstone. Quedó involucrado en el accidente múltiple que generó Jody Scheckter al iniciarse la segunda vuelta, de modo que apenas alcanzó a dar un giro en esa carrera.

El Gran Premio siguiente sería el de Holanda, en el circuito de Zandvoort, el 29 de Julio de 1973.

En la octava vuelta el reventón de uno de los neumáticos delanteros provocó que el March golpease contra uno de los paredones del costado de la pista y volcase. En esa posición atravezó la cinta asfáltica recorriendo algunos metros mas, se detuvo y empezó a arder.

Detrás de Williamson, con otro March circulaba el también inglés David Purley (amigo personal de Wiliamson) quien al ver el accidente detuvo su auto y corrió hacia donde estaba el accidentado. Hasta ese momento no todo el auto de Roger había tomado fuego y un par de auxiliares de pista también llegaron al lugar.

Williamson estaba perfectamente consciente dentro de su auto y, según declaró durante años Purley, le gritaba que lo salvase. Ante la inacción de los auxiliares, Purley mismo trataba de dar vuelta el March y de apagar el fuego con uno de los extintores mientras los que deberían haber tratado de salvar a Roger intentaban alejarlo de las llamas. Si observan el video podrán ver cuatro inútiles que miraban. Esos eran los encargados de la seguridad.

Ningún otro piloto se detuvo. Luego adujeron que no se les avisó (lo cual es cierto) y que la imagen daba la sensación que el accidentado era Purley y que, habiendo salido de su auto, trataba de apagarlo (lo cual es probable).

Williamson murió por asfixia, naturalmente también se quemó, pero de haber contado con una mínima ayuda se podría haber salvado sin inconvenientes. David Purley por su actitud recibió dieciseis premios y medallas de toda clase en varios lugares del mundo.

En 2003, cuando se cumplieron treinta años, me comuniqué con el Leicester Mercury para conocer los homenajes que, sin dudas, le iban a hacer. Los ingleses agradecieron el interés, me comentaron por mail que ese día se inauguraría en Donington una estatua de Roger con la presencia de su hermana, Barbara Upton y me enviaron un ejemplar del diario a mi casa.

Vaya entonces para un muy buen piloto este sencillo homenaje.

Saludos a todos

5 comentarios:

Pitoti2 dijo...

Si bien quienes realizan actividades de alto riego, saben de antemano cuales son las posibles consecuencias, es increible lo inhumanos que podemos llegar a ser los hombres por cobardía, egoismo, o simplemente indolencia. Pero no solo por este caso, sino que es un ejemplo que se repite a diario también en las calles ante otras situaciones más cotidianas.
Saludos,

Roberto Sánchez dijo...

por eso me da rabia grande lo que alegan la falta de "huevos "del lole ya que olvidan que corría con bombas de tiempo en vez de con autos che..

salud y buenos alimentos

Sir Patrick dijo...

La imagen es terrible, me desespera cada vez que la veo. Actitudes como la de Purley se ven poco hoy en dia... es bueno que alguien recuerde estos actos, y no solos las victorias.

Salvando las distancias, este accidente me recuerda a algo que hizo un piloto brasilero, vean este Video

Hurricane dijo...

Pitoti: Cobardía, apatía, de todo puede ponerse de manifiesto en estas situaciones

Sandro: Es así, y hubo cada muerte bizarra en aquellos días...

Sir Richard: Gracias por el link, y Purley, justamente es recordado por ese acto, porque como piloto no tuvo gran desempeño. Recuerdo que en el '77 volvió a la F1 con su Lec, pero no le fue bien.

Mariano dijo...

Lo que no hicieron los auxiliares de pista y los demás pilotos, queda en la conciencia de ellos, si la tiene alguno.

Lo de Purley en cambio es conmovedor. No dudó nunca en jugarse la vida por su amigo e hizo lo humanamente posible para rescatarlo.
No quiero ni imaginarme lo que debe haber sido estar en su lugar viendo como su amigo se quemaba pidiendo su ayuda y ni hablar de lo que sintió Williamson.

Lamentablemente, Purley murió muy jóven, en 1985 en un accidente aéreo.
Pero su acción aquel día en Zandvoort, lo vincula para siempre a su amigo Williamson.
Mirando libros de historia de la F1 o cualquier página de internet, el nombre de los dos amigos ha quedado para siempre unido de tal manera que ni la muerte podrá romper nunca.