domingo, julio 15, 2007

No darse cuenta

Este post incluye (creo que por vez primera en la historia del blog) lenguaje soez. Aunque no por las palabras en sí, sino por cómo fueron utilizadas.

Hace unos minutos venía caminando hacia el centro de la ciudad. Delante de mi y a unos treinta metros se desplazaba en la misma dirección una pareja con dos criaturas. Se trataba de dos niñas que no superaban los cuatro años.

Al estar caminando en la vereda de una plaza, una de las dos niñas salió disparada hacia los juegos, al llegar a la contención de hormigón que los rodea se trepó y se quedó sentada allí. Desde ese lugar miró hacia los adultos. Uno de ellos (el varón) abrió el diálogo a los gritos.

- ¡¡La reputa que te parió, pelotuda!!
- ¿¿No ves que hay nieve, la concha de tu madre??
- ¡¡Sabés bién lo que no tenés que hacer!!

El otro adulto (la mujer) intentaba traducir a lenguaje materno:

- Hay nieve, mi amor, te manchás.

Se desviaron hacia donde estaba la nena, en ese momento, yo ya había llegado hasta el lugar y los superaba. Cuando les había sacado unos veinte metros escuché mas gritos y el llanto de una criatura.

Desconozco quienes serían, si esos dos adultos eran los padres, o solo uno de ellos. No soy quien para juzgar a nadie, pero hay cosas que no se hacen.

Qué tendrás adentro del cuore, pedazo de tarado, para hablarle así a una criatura. Evidentemente sos vos el que no sabe qué es lo que no tiene que hacer.

Me acordé que hace unos días fuí a dejar a unas cosas que mis nenas me habían pedido les consiga, llegué a donde viven y, como había nevado, me pidieron "vamos afuera a hacer una guerra de nieve".

Realmente estaba fundido, pero bueno, eran unos minutos y lo íbamos a pasar bien. De modo que salimos los tres a la calle y nos agarramos a bolazos de nieve, la única condición fue no gritar, eran pasadas las 22:00, las mías ya tienen 12 y 14 y los vecinos de esa vivienda no tienen porqué soportarnos.

Hay cosas que, o se disfrutan y aprovechan en el momento, o se pasa la oportunidad y no sabemos si vuelve. Este imbécil que observé hoy está desaprovechando un momento tan irrepetible, como es el verte reflejado en los ojos de una nena de unos cuatro años. Y que esos ojos te miren, te abarquen y te desborden.

15 comentarios:

Alicia R. dijo...

Es que nadie pide un apto psicofísico para ser padres :-(

Yuyo dijo...

Muy bueno el mensaje de tu post, me gusto mucho como defines el tema de las oportunidades q muchos no aprovechan, porque no saben o no pueden. Los ojitos que te abarcan y desbordan, maravillosa descripcion q a mi me hace mucho sentido.
Saludos

Marlena dijo...

Mientras leía, me ponía verde de bronca... me pasó un par de veces de volverme loca porque alguien insulta o le pega a una criatura, y que mi marido me tenga que frenar para no terminar en un escándalo. Son cosas que no puedo digerir.
Y acá me meto en camisa de once varas: el tipo es un malparido, pero la madre de esa niña que permite que él la maltrate así, es aún peor.
Te mando un beso grande

R M dijo...

Como duele ver cuando se mandane este tipo de macana.
La mía era decir GAYETA (sin yeismo, claro) mientras que tenia que decir GALLETA. :S

Um abrazo cálido!!!

ani. dijo...

Por desgracia parece que abundan los que tienen ese tipo de trato con los chicos. Y lo que más pena me da es que es un comportamiento que se aprende y se repite, es probable que ese hombre haya sido tratado de la misma manera.
Saludos!

*cyn* dijo...

que horror, que horror y que horror

no puedo entender estas cosas, te juro.

beso

Rossana Vanadía dijo...

Los chicos son víctimas de todo esto. Y lo padecen y nos cuesta meternos en su mundo y ver su perspectiva (que importa una ropa sucia? y los adultos, en otros ámbitos, espacios, mundos, con otras autoridades, lo siento mucho, pero también somos mal tratados. Veo ojos cansados, imposibilidades, sesos que se devanan no en como llegar a fin de mes sino al fin del día. Y los chicos no tienen la culpa. Y los adultos, estamos siendo superados. Me incluyo porque del futuro no sé. Pero, como decís, vivo el hoy. Y hoy sí, jugué.

peregrina dijo...

cariño bestezuelas hay por donde quieras... Decí que los pibes no pueden elegir a los padres, es lo que toca. Como otro comentarista me puse roja de rabia....sólo un cobarde h de p trata así a una criatura.
Abrazo

Roberto Sánchez dijo...

mirá que soy bocasucia yo pero a un nene... que se deje de joder..

salud y buenos alimentos

Sniper dijo...

You have just been shot.

Maria Andrea dijo...

La verdad muy bueno tu mensaje, te leo hace rato y me encanto tu descripcion de los ojitos de un niño...siempre debemos recordar como se mira a esaedad y no perderlo no??
Gracias por tu blog

Hurricane dijo...

Alicia r.: Tenés razón, y creo que si lo pidieran nacerían menos chicos...

Yuyo: Bienvenida! A veces lo tenemos al alcance de la mano y no lo vemos... Saludos

Marlena: También pensé en la madre, pero vaya uno a saber cómo son las cosas dentro de ese hogar. Otro para vos.

r m: ¿Así que "gaieta"? Otro para vos.

ani.: Es probable y lástima por él, pero esa cadena se puede cortar. Saludos

Cyn: Es que no es entendible por mas esfuerzo que le pongamos. Otro para vos.

Ross: Es que, en definitiva es lo que te queda. ¿qué se yo cuantas veces me van a pedir que juegue con ellas? Si no lo aprovecho, el que pierde el compartir ese momento soy yo, y se lo niego a ellas.

Peregrina: Instantaneamente me hiciste acordar a una película donde un chico hace los trámites para divorciarse de sus padres... que eran re-snob y para ellos no era mucho mas que parte de la decoración.

Sandro: Y bueh, hay cada gaucho en esta pampa

Sniper: Thanks

María Andrea: Bienvenida! Gracias a vos por tu visita

Yuyo dijo...

Gracias por la visita..y por el buen aporte. Tienes razón, es una mejor manera de verlo.
Un abrazo

Ana dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con las oportunidades que no se pueden desaprovechar, los momentos con los hijos que son como pequeñas joyitas valiosísimas. En el resto, coincido con tus opiniones. Tantas parejas que no pueden tener hijos y tantos hijos que caen en cada pareja!!

Pitoti2 dijo...

Hay una grann diferencia entre quienes son padres y quienes simplemente tienen hijos. En mi caso tuve una experiencia con unos niños remojándose en un canal, con un curso de agua muy rápido, peligroso.
Alerté a la progenitora sobre el tema y me respondió: "A vos que te importa, si no es tuyo. Además cuando quiero hago otro".
De más está decir que me quedé sin palabras.