lunes, agosto 14, 2006

Ventanas

Esta es la vista que tengo desde la ventana de mi oficina.
La foto no es gran cosa, pero creo que es ilustrativa. El mar que se observa de fondo es la Bahía San Sebastián (Tierra del Fuego). Detrás de la valla de madera blanca hay un barranco de unos 200 metros y luego viene la playa. El mar puede estar a 500 metros, dependiendo de la marea.
También tuve otros trabajos con ventanas que miraban hacia el microcentro porteño. Sin ir mas lejos, desde una ventana pude ver el hongo que se elevaba cuando volaron la Embajada de Israel en 1992

10 comentarios:

cp dijo...

me encanto que linda vista! o sea que no naciste ahi? que lindo muero por conocer tierra del fuego!

Hurricane dijo...

Coneja: Vale la pena conocer TDF. Tanto mejor si es en verano, que tenemos mas luz natural y es la época del corderito patagónico.

Blonda dijo...

que linda vistaaaa!
ahi si que debe haber paz...
Besos!

Hurricane dijo...

blonda: Si, la hay. Con decirte que a veces por esa ventana veo pasar alguna que otra oveja comiendo pastito...
Un beso

silvi a. dijo...

Que hermosa vista! que mas se puede decir.
La vista de mi oficina en pleno centro de Córdoba da a unas plazas y a veces se ven las sierras nevadas.
Saludos.

Jesús dijo...

Que suerte tienes, acaso no es la Patagonia el centro del mundo?

cp dijo...

muero por conocerlo te juro, lastima que esta tan caro con el tema del turismo

Hurricane dijo...

silvi a: Así que Córdoba, el verano pasado estuvimos con mi familia disfrutando por aquellos lares.

jesús: Si, lo es, e incluso hay mapas impresos donde el sector patagónico está en la mitad de la hoja.

Cynthia: El tema de los costos es lo mas incómodo, desde aquí cuando ves los precios parece que estuviéramos en Singapur.

Araña dijo...

Tu stress debe estar a full con esa vista.. jajaja...
Algún día voy a postear la mía.. esa si que stresa y si pudieran publicar los ruidos, lo haría.
Saludos desde Rosario (microcentro)

Hurricane dijo...

araña: El silencio es una de las cosas que primero notás aquí, y el ruido es lo primero que recordás al volver a Capital. Gracias por tu visita