martes, agosto 29, 2006

Noches de radio

En este punto podría mencionar distintos ejemplos, dado que el haber estudiado Arquitectura me obligó a pasar muchas noches dibujando.
Sobre aquellos dibujos noctámbulos volveré en otra oportunidad, siendo que también me resultaron algo muy importante y los disfruté mucho.
Pero mayormente, mientras dibujaba, la noche empezaba con "Demasiado tarde para lágrimas" de Alejandro Dolina.
Este es un programa que fue creciendo (en una medida como quizá muy pocos) de boca en boca. Alguna vez me hablaron "sobre un tipo que tenía un programa en Radio El Mundo" y que todos se mataban de risa cuando lo escuchaban. Y allí estuve una noche, sintonizando la radio para ver de qué se trataba.
Recuerdo que en las primeras veces el tema no solo pasaba por la gracia que me causaba, sino también porque me sentía identificado con algunos de los comentarios. Dolina comenzaba su programa con un tema "serio" relacionado con algo histórico, y luego tomaba un par de artículos de diarios o revistas en donde intercalaba la veta humorística. También estaban las dos intervenciones de otro de sus personajes: el Maestro Arnaldo Gancé "pianista estable de la emisora" quien, a pesar de su sordera cumplía con los deseos de los oyentes.
Había temas musicales (reales o ficticios) que los oyentes pedían para que los interpretara el Sordo Gancé todas las noches. Por ejemplo:
- El solero colorado
- Marcha de los Radioaficionados
- Marcha de los Cangrejos de Minessota
Y varios mas.
Una noche, con mis amigos del barrio, fuimos a Radio El Mundo a ver la emisión del programa. Eran épocas en las que todavía no era tan conocido y en el estudio no habremos sido más de veinte oyentes. En ese momento el apellido de su acompañante era Escalada, luego vendrían Stronati y Rolón. También el programa pasó por las radios Rivadavia, Nacional y ahora está en Continental. Mutó su nombre a "La venganza será terrible", pero la esencia es la misma y cada vez que puedo, algún momento le dedico.

5 comentarios:

Pitoti2 dijo...

Mientras estudiaba JAMÁSpude quedarme de noche. Siempre preferí levantarme temprano, tipo 6 de la mañana, para aprovechar la luz y la fresca especialmente en verano (en Mendoza a la tarde es imposible). Por entonces había un programa en AM que duraba casi toda la mañana, con locutores de primera línea, en distintos aspectos, pero a cierta hora hacían un radioteatro en joda que es lo mejor que escuché en mi vida. Hasta hoy recordamos algunos de los pasajes, con los compañeros de esas épocas, y al igual que entonces nos meamos de risa.

Real Academia Internacional de los Blogs dijo...

Han comenzado las nominaciones para el Post de Oro de agosto

Magic dijo...

Admiro el ingenio y la capacidad de discurso de Dolina. Y también el timbre de su voz que -sin desmerecerlo, por supuesto- suele facilitarme la conciliación del sueño... Saludos!

cp dijo...

lo siento a mi no me gusta Dolina! ja

Hurricane dijo...

Pitoti: La radio ya creaba realidades virtuales cuando recién nacían los abuelos de quienes desarrollaron internet.
Magic: Si, en los temas "serios" es donde se lo aprecia mejor, mas allá que cuando se pone a jorobar te mata de risa.
Cyn: ¿No? dale, ofrecele otra oportunidad.