martes, noviembre 11, 2008

Proceso

Uno envejece poco a poco, primero envejece su gusto por la vida, por los demás, ya sabes, todo se vuelve tan real, tan conocido, tan terrible y aburridamente repetido... Eso también es la vejez. Cuando ya sabes que un vaso no es más que un vaso. Y que un hombre no es más que un hombre, un pobre desgraciado, nada más, un ser mortal, haga lo que haga... Luego envejece tu cuerpo, no todo a la vez, no, primero envejecen tus ojos, o tus piernas, o tu estómago o tu corazón. Envejecemos así, por partes. Más tarde, de repente, empieza a envejecer el alma: porque por muy viejo y decrépito que sea ya tu cuerpo, tu alma sigue rebosante de deseos y de recuerdos, busca y se exalta, desea el placer. Cuando se acaba el deseo de placer, ya solo quedan los recuerdos, las vanidades, y entonces sí que envejece uno, fatal y definitivamente. Un día te despiertas y te frotas los ojos, y ya no sabes para qué te has despertado. Lo que el nuevo día te traiga, ya lo conoces de antemano: la primavera, el invierno, los paisajes, el clima, el orden de la vida. Ya no puede ocurrirte nada imprevisto: no te sorprende lo inesperado, ni lo inusual, ni siquiera lo horrendo, porque ya conoces todas las posibilidades, ya lo tienes todo visto y calculado, ya no esperas nada, ni lo bueno, ni lo malo... y esto precisamente es la vejez.

El último encuentro
Sándor Márai
Ediciones Salamandra

Tarea para el hogar: Esta tarde cuando llego del trabajo, me aislo un instante, me miro al espejo (con la mayor sinceridad posible) y trato de precisar en cual etapa estoy.

8 comentarios:

Café (con tostadas) dijo...

Te digo lo que me dijo mi Abu:

"En el espíritu, de alma, uno es siempre joven, lo que madura es el razonamiento."

Me lo dijo el día de la primavera, justo antes de cumplir los 80.

Besos

Zeb dijo...

El muchacho Sandor tiende a generalizar...sabés cuánta gente conserva el alma joven?? Como te escribieron más arriba...

Ojalá el ser humano nunca perdiera la capacidad de asombrarse y de disfrutar...

Abrazo hurri!

IRENE dijo...

Yo conozco gente q cronologicamente esta avanzadita, pero tiene una energia envidiable y te juro q quisiera solo el 10% de lo q ellos sienten. Depende de como hayas llevado tu juventud, de la capacidad de asombro..de las ganas de seguir y no decir: "Esto ya lo vivi...para q de nuevo!!".
Como diria Pinti " no lleguemos a viejos pelotudos".

GABU dijo...

Mmmmmm... ¿Puedo no estar de acuerdo con algo de lo que escribiò èste señorete,no?

Siento lamentable el sòlo hecho de pensar solamente en una frasecita que lo resume casi todo: "Cuando ya sabes que un vaso no es más que un vaso."

P.D.:Cuando una persona llega al punto àlgido de pensar y sentir que no hay nada màs allà de sus ojos,creo que vive simplemente porque aùn a nadie se le ocurriò ponerle impuesto al aire!!

Yo voy a ser tal vez un poquito màs dràstica,peor que la vejez es estar muerto en vida y ni siquiera darse por enterado...

BESITOS DESDE MI ÒPTICA ;)

P.D.:

Arañas Galponeras. dijo...

Creo que es absolutamente real lo que dice el texto.Describe el proceso maravillosamente.Y aparte pienso que no hay edad para envejecer.
un saludo

Hurricane dijo...

café: Un capo tu abuelo. Ojalá tengo yo ese espíritu a esa edad. Otros para vos

zeb: Es que esa capacidad es la que en algunos momentos flaquea y tira abajo muchas otras cosas. Otro para vos!

irene: Entiendo el concepto, solo que no es fácil en muchas oportunidades.

gabu: Mirá vos... esa justo fue la frase que me motivó a postear, ante la perspectiva de no estar viendo mas allá. Otros para vos

arañas: Al no haber edad cronológica, eso constituye un riesgo, dado que uno puede "darse por envejecido" siendo joven. Otro para vos

nadasepierde dijo...

Lo de envejecer es relativo... no a todos les agarra igual. Lo que me pareció muy, MUY bueno es ese libro de Sandor Marai, me encantó.
saludos

Hurricane dijo...

nada: Lo leíste? a mí me lo recomendaron en la librería y confié en el librero. Me gustó mucho también.