jueves, febrero 28, 2008

Ajedrez

Me permito traer un soneto de Don Jorge Luis Borges. No solo por su autor, sino también por un juego del que espero ser buen jugador algún día.

Ajedrez

I

En su grave rincón, los jugadores
rigen las lentas piezas. El tablero
los demora hasta el alba en su severo
ámbito en que se odian dos colores.

Adentro irradian mágicos rigores
las formas: torre homérica, ligero
caballo, armada reina, rey postrero,
oblicuo alfil y peones agresores.

Cuando los jugadores se hayan ido,
cuando el tiempo los haya consumido,
ciertamente no habrá cesado el rito.

En el Oriente se encendió esta guerra
cuyo anfiteatro es hoy toda la tierra.
Como el otro, este juego es infinito.

II

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada
reina, torre directa y peón ladino
sobre lo negro y blanco del camino
buscan y libran su batalla armada.

No saben que la mano señalada
del jugador gobierna su destino,
no saben que un rigor adamantino
sujeta su albedrío y su jornada.

También el jugador es prisionero
(la sentencia es de Omar) de otro tablero
de negras noches y blancos días.

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?


Qué maravilla... por favor. Saludos a todos.


12 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

que recurrente es borges al espiral de actores

"Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.
¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza
de polvo y tiempo y sueño y agonías?"

y que impresionante modo de decir las cosas

flavia dijo...

nunca pude...nunca nunca nunquísima nunca...
pero me maravilla el juego, la concentración que exije, la frialdad que surge al ejecutar cada movida...

de borges? qué decir...

saludos!

Natita dijo...

Increible realmente.

Yo aprendí a jugar al ajedréz cuando tenía 4 años con mi abuelo...el tablero en esa época me parecía gigante (era de marmol blanco y gris, me acuerdo), ahora es un tablero normal...lástima que ya no tengo más la costumbre de sentarme a jugar, ni con quién hacerlo...

MaÑana serÁ oTro díA dijo...

reconozco que soy bastante naba para el ajedrez (demasiado ansiosa, me parece, lo de la estrategia pensada y anticipar las movidas no es lo mío), pero me encantaría!

dispersa dijo...

no me atrae el ajedrez,no lo intenté porq cero motivación,aunq admiro a los pocos q lo hacen,mi sobrino en el cole lo tiene como materia,además de jugarlo investigan sobre el tema,eso me parece interesante,porq a los niños los atrapa..ellos tienen curiosidad por todo.

Saludos de Bs As

Zeb dijo...

La última parte es el epígrafe de un libro de Arturo Perez-Reverte.
El libro se llama "La tabla de flandes", y está basado en partidas de ajedrez, una dibujada en un cuadro...y otra mayor, en donde los personajes son las piezas...

Si te gusta el ajedrez, no puedo dejar de recomendártelo...es un excelente libro...

Saludos!
Te sigo leyendo!

Jean dijo...

Me encanta el ajedrez... desde chiquita lo juego, bah ya hace tiempo que no, pero se puede aprender siempre y cuando uno sea paciente, hay mucho de estrategia y de anticipar lo que puede llear a hacer el otro... es decir, mucho de la vida misma: ver las dieferentes opciones, analizarlas y actuar de la manera que nos parece la más acertada. Y como la vida misma, a veces nos joden... pero es así! jejejej Te dejo un beso grande!

MaÑana serÁ oTro díA dijo...

hurri, un commentito más: DALE GLOOOOOO.....!!! de goma lo vamo a hacé a lo canaYaaaaaaaaa!!!
perdón, lo tenía que sacar por algún lado (el 70% de mis amigos son canaYas).
ahora regreso a mis obligaciones...

Hurricane dijo...

r.-: Es así. No estamos hablando solo de un soneto, esas mismas espirales nos afectan a nosotros.

flavia: Nunca? esa frialdad algunos la han comparado con la cirugía, donde un mal movimiento determina un daño.

natita: A los 4 años, felicitaciones... y eso que decís de los tamaños, es tan real. Cómo cambia todo cuando uno crece.

mañana será: Si señoooora!!! desde Canadá hasta Tierra del Fuego se oye el aliento por el quemero!!! Saludos

dispersa: Si, a veces se lo emplea como método de estudio, para buscar distintas variantes a un problema. Saludos

zeb: Mirá vos, tengo un montón de libros de Pérez-Reverte y ese que mencionás todavía no. Ahora, que esa parte haya sido utilizada como epígrafe aumenta mi respeto por Don Arturo. Saludos!

jean: Y me han comentado que cuando lo aprendés de chico y lo jugás bastante, acostumbrás al cerebro a no guiarse por la única solución visible, sino a buscar siempre la ruta alternativa. Otro para vos.

Luciano dijo...

Una habilidad que tengo muy particular es la de saber perder al ajedrez.
Saludos!

flavia dijo...

luciano es un maestro!

Graciela dijo...

me encantó el poema, siempre me sorprendo con Borges y su manera de escribir.... buena elección...