jueves, octubre 04, 2007

Cuando empezamos a reformar el cielo

Hoy hace 50 años empezó la aventura espacial.


El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética puso el órbita el satélite Sputnik, esto significó que el hombre ya excedía con sus logros la superficie de la tierra y se animaba a mas.

En una oportunidad, durante una teórica en la facultad, un docente nos expresaba: Ustedes no se imaginan lo que era para nosotros saber que ya el cielo era diferente, porque allá arriba había dando vueltas algo fabricado por el hombre.

Supongo que algo similar habrá sido para aquellos que pudieron seguir la transmisión de la llegada del hombre a la luna. Lo que puedo recordar perfectamente era como estaba yo en 1976, cuando las Viking 1 y Viking 2 de la NASA descendieron en Marte y empezaron a enviar imágenes. Nuestra maestra (yo cursaba 4° grado) nos alentó a que armáramos una carpeta con recortes de los diarios y los datos que iban surgiendo. Por supuesto que lo hicimos y reunimos una cantidad bastante interesante de información, dentro de lo poco que había disponible por aquellos días.

En un par de oportunidades tuve la ocasión de observar a través de un telescopio. El primer planeta que vi fue Saturno, luego Júpiter y algunas de sus lunas, y también nuestra luna. Siempre tuve la sensación de poder tocar esas maravillas que observaba, las sentía tan cerca a pesar de estar tan lejos. Una sana envidia me invadía cuando le pedía al encargado del telescopio que me mostrara uno u otro objetivo y él, simplemente mirando el cielo, ubicaba el lugar y hacia allí lo dirigía. Yo apenas distingo alguna constelación y al lucero...

8 comentarios:

r.- el corre ambulancias dijo...

sabes que nunca senti esa especie de nostalgia, si queres ponerlo asi, pero si me gustaria conocer un poco mas de constelaciones la posicion de las estrellas

siempre senti un poco de envidia cuando escucho a gente que navega y se saben ubicar en el cielo solo mirando hacia el mismo

Andrea dijo...

siempre me gustó mirar hacia el cielo, me produce, no se, paz, tranquiliad...

Araña dijo...

No hay nada más desestresante que mirar el cielo cuando está limpio (ultimamente bastante poco) e intimidante, saber todo lo que pasa allá arriba y nosotros ni enterados.

Besos y buen finde

ani. dijo...

Hace tanto que no se ve un cielo completamente limpio, salvo en lugares alejadísimos! Un mal que nosotros mismos nos hacemos (como otros tantos)
Saludos.

flavia dijo...

siempre me dió muchísimo miedo esa inmensidad, todavía no viajo en avión y se me pone la piel de gallina de sólo pensarlo...me quedó la idea del ojo de dios mirándome desde allá arriba...basta, no me hagan decir más...

Ana dijo...

me encantó el logo de google en conmemoración del Sputnik.

Hurricane dijo...

r.-: Esos, los navegantes, son unos capos

andrea: también a mi, y no hace falta que sea de día o de noche

araña: Jejeje, mirá si como en "Dia de la independencia" están los extraterrestres triangulando sus naves para atacarnos.

ani.: Te diré que tuve que venirme para acá para conocer lo que es un cielo limpio.

flavia: ¿nunca todavía? ya vas a ver que te gusta cuando lo conozcas. Y acercarte en la noche a una ciudad, y ver la inmensidad de las luces también es interesante.

ana: Estuvo buenísimo, estos de Google son bastante creativos

D.I.E.G.O. dijo...

Yo soy de los que andan por ahi de noche con la boca abierta mirando el cielo.
Pero en realidad y con suerte ubico y conozco tres constelaciones y dos planetas.
Pero cuando estoy en esa no me acuerdo de otra cosa y es genial.
Para navegar prefiero un GPS, que es algo asi, como el bisnieto del sputnik.

saludos