viernes, febrero 09, 2007

Presa fácil

Ayer durante la tarde luego de terminar mi trabajo estaba en la ciudad y, en la puerta de una camioneta, junto con un nombre, un logo y un teléfono se leía la siguiente frase:
Cazador de historia y guía geográfico
Si bien, quien se gana la vida de esa o cualquier otra forma honesta merece mi mayor respeto, me alejé de ese vehículo con una sonrisa... cazador de historia... me parece que es al revés.
Si te acercás lo suficiente la historia te rodea, te envuelve, te seduce y finalmente te atrapa. No la podés cazar, ella es la que te caza.
¿Qué querés enseñarle a la historia? Ella es quien lentamente se descubre y se ofrece, quien te mira, te atrae y te cautiva.
Mis pasos siguieron hacia una librería. Tenía que comprar unos talonarios y, ya que estaba, habría de chusmear en la sección de libros para ver qué tenían. Una vez allí revisaba los anaqueles y me topé con “Cabo Trafalgar”, un libro de Arturo Pérez-Reverte que relata con realismo histórico y con una habilidad narrativa que ya le conozco a Arturo, por otros libros de su autoría que he disfrutado, la batalla marina de Trafalgar, ocurrida el 21 de octubre de 1805 entre la escuadra inglesa y la franco-española.
Lo extraje del anaquel, todavía estaba envuelto en el plástico pero no necesitaba abrirlo para paladear lo que encontraría. Otra vez me había acercado demasiado... la historia me sedujo, me atrapó y me hizo suyo una vez mas.
Hoy mientras viajaba hacia mi oficina, empecé a degustar el relato y recordaba las palabras del historiador español Carlos Fisas, quien alguna vez dijera que el dar vuelta las páginas de un libro es uno de los placeres mas completos que se pueden disfrutar, entre otros.
Otra vez fui cazado, otra vez soy trofeo de la historia.



10 comentarios:

Roberto Sánchez dijo...

y no sería la camoneta de Reverte...

salud y buenos alimentos

Araña dijo...

cuanta verdad hay en eso de dar vuelta la página de un libro.. nunca sabés con que te vas a encontrar del otro lado..
si bien nunca fui amante de los libros de historia, tienen su encanto.. es como decías en otro post "tocarla" un poquito más.
Un beso..

Magic dijo...

Qué lindo disfrutar de estas pasiones que nos atrapan, y nos hacen sentir vivos.
Cuando dejamos de estar apasionados, la vida pierde color.

Un beso

cyn dijo...

como me gusta cuando un libro me atrapa, es una sensacion inexplicable.

besos

r.- el corre ambulancias dijo...

Los historicos son lo que mejor le salen.
La saga Alatriste es gloriosa.
Estoy ahorrando para "Las galeras del Rey" es uno de los pocos que me faltan

CARO dijo...

A mi la verdad que la novela historica tiene determinadas facetas que aborezco y otras que me atrapan y no me sueltan.
la verdad es que es un genero con el que tengo grandes deudas.
Como siempre tus palabras finales me encantan.
Tenemos otra cosa en comun.
Besotes

Hurricane dijo...

Sandro: Jeje, seguro que no

Araña: Los libros son un amigo al cual siempre se lo encuentra dispuesto, y se lo hace callar cuando uno quiere. (El razonamiento no es mío, me parece muy gráfico)

Magic: Coincido. Las pasiones le dan sabor a nuestra vida, un sabor que colaboramos en perfeccionar

Cyn: Si, ¿viste cuando uno no lo puede dejar? es glorioso ese momento

Raul: Esa saga me la debo, pero ya llegará, La carta esférica y El Húsar fueron mi debut con el, y me duraron un suspiro.

Caro: Ya vendrán las historias que salden esas deudas. Gracias por el elogio.

r.- el corre ambulancias dijo...

muy recomendable El club Dumas (sencillamente excelente) y La reina del sur

bah, para mi todos los de èl son recomendables, pero es poco objetivo el analisis :D

lauraBaires dijo...

Qué preciosa magia la de sentirse totalmente hechizado por un relato!! Es como una compañía deliciosa que te envuelve y te acaricia el alma, sobre todo cuando afuera todo parece estar mal....
Dejate mimar por las letras!!

Hurricane dijo...

Raul: Te comento que Cabo Trafalgar me duró tres días, es un espectáculo.

laurabaires: Totalmente de acuerdo, las letras te ofrecen una de las caricias mas profundas que se pueden recibir. Siempre trato de sentirme mimado por ellas